lunes, 30 de marzo de 2015

La Oruga Magica






Cuando recibí mis oruguitas pensé en mis hijos, me dije que ejercicio tan lindo para compartir con ellos, finalmente donde comen 7 comen 9, si mi familia somos mi madre, mis dos hijos de 12 y 10 años un perro un gato y una tortuga y  les dimos la entrada a estos lindos animalitos con mi hija decidimos ponerles sol y luna… solecito era mucho más activa, comía con mas voracidad mientras que lunita fue muy tranquila, se tomo los tiempos con calma, se dormía, un día pensamos que había muerto porque no se movía.
Ese día empezaron los aprendizajes que por demás fueron muy enriquecedores, al recibir las instrucciones de la “Oruga Mágica” yo hice el ejercicio más por mis hijos que por mí; pero en realidad la que tenía necesidad de transformación era yo.
Salí de Mi trabajo con una amiga mía, y ella a su vez había salido desde muy temprano de su casa, estaba algo apurada de tiempo  pero fuimos a comer algo…  fuimos y compre unas tostaditas y algo para tomar, le acababa de dar el primer sorbo a mi bebida y  cuando saco el carro me choque de la manera más tonta con el carro de al lado, un KIA plateado modelo 2013 recién adquirido por su propietario … mi pobre carrito un twingo modelo 2007 versión moderna del amigo fiel del los años 70’s  y con espíritu de Toyota no le paso nada en cambio el otro carro, que olía a nuevo, se rayo, se le levanto la pintura… se le daño el maletero… en fin, gracias a Dios y a los seguros no tuve que pagar ni un peso, pero ese día recibí amorosamente mi primer aprendizaje… el verdadero amigo está contigo en las buenas, las malas y las peores… mi amiga aunque iba tarde me espero hasta el último momento… yo le decía que parecía a Juan el discípulo amado de Jesús que  lo acompaño hasta que lo bajaron de la cruz… obviamente guardando las debidas proporciones porque no fue nada grave, me sirvió para reconocer el valor de la amistad... La fidelidad.





Al día siguiente fuimos a cine con los niños a ver los Pitufos… muy linda la película pero ese día los aprendizajes fueron por partida doble… primero no lleve la tarjeta para retirar dinero y cuando fui a pagar las boletas no me alcanzaba el efectivo… regrese al carro y tenia camuflado un dinero; que finalmente  nos sirvió para pagar las entradas, ahí viene el siguiente aprendizaje… guarda algo de dinero, se previsivo… y el siguiente mensaje lo recibí de la película misma… días anteriores mi hermana me la había recomendado pero solo hasta ese día pude verla, de manera mágica el personaje de Vexy  la pitufina gris y el de pitufina nos identificaba mucho a las dos…  hijas de Gargamel  pero una con una formación buena y otra no tanto… y me toco mucho una frase que le decía papa pitufo a la pitufina … “Lo importante no es quien eres sino quien eliges ser” mi hermana y yo elegimos trabajar para la luz aunque las enseñanzas que recibimos de nuestro padre no eran las mejores; nosotras elegimos hacer del dolor de un padre ausente y maltratador, amor
luz y bendición para nosotras y nuestras familias, elegimos ser diferentes a lo que recibimos… sí se puede cambiar el destino, escribiéndolo desde el corazón todos los días. Hoy tengo la mejor hermana del mundo y aunque vivimos en ciudades diferentes por cosas de la vida nos amamos desde el corazón y disfrutamos de la bendición de estar una en la vida de la otra… 

La semana transcurría sin novedad las oruguitas crecían y crecían  y comían y comían …  un momento me detuve a pensar que me parecía a las orugas… porque a veces me dedicaba a comer mucha hoja…  de libro y no estaba haciendo nada productivo … porque? … Porque no estaba compartiendo todo lo aprendido, que tan estéril puede ser lo que conoces y aprendes  cuando no tienes la dicha de compartirlo…  Recuerdo una frase de la Madre Teresa de Calcuta… ella decía  “si no vives para servir no sirves para vivir” 

Por esa época comenzaba un nuevo grupo de formación en sanación holística, pero reflexione mucho sobre la importancia de ser generosos con el conocimiento y recordaba la parábola de los talentos… me imaginaba a Dios en toda su gloria preguntándome: Lili… ¿Qué hiciste con tus talentos?… y no quiero llegar a ese momento con excusas o argumentos escuetos… Señor: -Yo sembré- fue mi respuesta.   Lo que  tú sabes no es  más importante que lo que sabe el otro… tu sabes de lo que sabes y eres experto en eso y la semilla del conocimiento  la  siembras … compartes … y donde menos piensas ves lo que has sembrado…  ahí  lo importante es compartir y pedirle a la  fuerza infinita del amor universal que sostiene desde el centro del universo a la oruga y  a mí, que lo que sembré  llegue a terreno fértil, esto me hizo ver como es importante entregar con total libertad lo que sabemos poco o mucho, era mi llamado en ese momento, y estoy respondiéndolo  desde mi corazón.

Empezando la semana me asalto la inquietud de llamar a la esposa de un maestro y terapeuta  de Medellín, para conocer su situación de salud,  de paso preguntarle porque no había contestado unos correos que le había enviado;  ella me contesto que él maestro ya no estaba contestando correos, sin embargo le pedí el favor que le contara que ya estaba manejando carro y que el trabajo que había hecho conmigo había sido muy importante para mi… tres días después falleció víctima de un cáncer de páncreas… Sin saberlo esa fue la  despedida  del maestro que tanto nos ayudo  y desde tantos frentes, desde lo físico, lo emocional y lo energético;  entendiendo los procesos personales  parte de la profunda experiencia  humana, nos enseño  a arreglar nuestro cuento y a  vivir una vida a partir de un libreto mejor elaborado, haciendo lo que verdaderamente queríamos alcanzar y no soñando lo que los demás querían soñar para nosotros.   Lo más simbólico fue que el Maestro  acostumbraba a contarnos la historia de un señor que veía sufrir a una mariposa saliendo de su capullo, él muy angustiado por el dolor de la pobre y ante su incapacidad de conseguir salir tomo unas tijeras y muy cuidadosamente corto el capullo para que saliera la mariposa, lo que fue una noble intención fue una maldición para la abatida creatura pues era precisamente la dificultad de su salida de aquel capullo  lo que fortalecía sus alas, le tomo su corta vida en caminar y arrastrarse pues nunca logro volar.  No fue casualidad… que recordara la historia y que en algún gesto de inocencia y buena intención yo hiciera lo mismo con mis recientes mascotas.

Trabajando con el grupo de sanación Holística y aun con el duelo a flor de piel recordé esta historia y sentí su presencia energética tan fuerte en el grupo… lo sentí al lado mío como lo acostumbraba hacer en sus seminarios, buscando hacer un apunte, aprovechando todos los recursos… y realizamos un ejercicio de liberación que él  nos enseño mediante la canción “Libre”…. Yo nunca había escuchado la historia de la letra de esa obra magistral escrita e interpretada por el Fabuloso Nino  Bravo y en esos días por casualidad la escuche… no pude contener las lagrimas, con el había hecho un trabajo energético importante para liberarme de una relación toxica que me había atormentado por años y mi mente recreo no solo ese sentimiento de liberación durante la terapia con el maestro sino que mi mente voló libre como un ave… como una mariposa… como una linda paloma … pero… me llamo la atención que tenia compañía en el vuelo… era un lindo palomito que me acompañaba en ese viaje de libertad… y  fue tan claro para mi… aunque fuera libre el dolor de esa relación no me había permitido (hasta ese  momento) la posibilidad de volar… acompañada. Y decidí dejarme acompañar… Para todos fue un momento muy liberador, pero aparte de la liberación y de lo que ya estaba anclado en mi desde la terapia con el maestro, era el haber encontrado una forma igual pero diferente de libertad, sanando mis relaciones y cuidando mis elecciones para poder volar acompañada.


 


Mi ejercicio transcurría de manera muy fluida y amorosa, las oruguitas ya eran unos hermosos y regordetes gusanitos color amarillo y negro, un buen día solecito empezó a retorcerse como su tuviera un cólico y con la paciencia que trae el proceso muy cuidadosamente se fue fusionando con la servilleta que tenia por cielo de lo que fue su hogar por casi 15 días y quedo hay pegadita… y se empezó a tejer alrededor de ella un capullo bellísimo de color verde parecido a al color de la aventurina con visos brillantes,  este proceso es lento pero firme y determinado, sin vacilación ni vuelta atrás… eso me muestra cuando uno está decidido a cambiar no puede mirar para atrás… lo que se deja por el camino ya no sirve… es obsoleto o ya no nos es útil, la oruga no piensa hay que pesar de la hojitas que se me quedaron… qué pesar de mi hermanita que aun no tiene capullo… ¡nada! Ella se concentra en su proceso de enrollarse en ese delicado traje que  será su claustro por pocos días, a veces es necesario encerrarnos en nosotros mismos para reconocer que somos valiosos e importantes…  y sobretodo que podemos cambiar… transformarnos… esto me recuerda mucho cuando se realizan ejercicios de ayuno y oración a veces es necesario pasar por esos periodos de interiorización para que realmente se dé una transformación en nosotros… no es fácil porque demanda un esfuerzo importante de nuestra parte, desprendernos de muchas cosas, silencios, pausas  e interiorización hacen parte de la elaboración de ese finísimo abrigo que la llevara a su transformación… no es fácil … pero si necesario, muere entonces la oruga y comienza su evolución.
Lunita haría lo mismo pero al día siguiente… a su ritmo… a su tiempo… 
Lo más importante es entender que no todos crecen a la par, hay tiempos diferentes y momentos diferentes para todos y todo…  no necesariamente equiparan los que yo tengo asignados o me imagino que deberían ser los adecuados… 
La despedida de solecito fue muy conmovedora, una mañana nos dimos cuenta que ya no estaba dentro de su crisálida y nos vimos abocados a una decisión, dejar salir a solecito y exponer a luna que aun tenia puesta su crisálida pero era la vida de Sol, así que cuidadosamente levantamos con mi hija la servilleta y solecito salió disparada… tenía tantas ganas de volar no vacilo y emprendió su viaje hacia lo desconocido y se fue por la ventana… no volvimos a saber de ella, tenia tanto afán que no alcanzamos ni a tomarle una foto… Que linda!!!  Pensé  en lo mucho que se parece a mí, cuando emprendí el vuelo no hubo nadie que me detuviera;  decidí confiar en su sabiduría y la deje partir con amor y bendición, finalmente el libretista de esta obra magistral llamada vida siempre tiene un plan maravilloso para todas sus creaturas. 



 
 
 
 
Con Luna fue diferente… ella salió de su crisálida, sacudió sus alitas se tomo todo el tiempo del mundo, poso para la cámara, voló por toda la casa escalo la cortina de la sala explorando conociendo y cuando estuvo lista emprendió el vuelo hacia la libertad… 
¿Cuál proceso fue mejor?  No hay punto de comparación, lo que fue para una no aplica para la otra, todos los caminos conducen a Roma y “todos hacemos camino al andar” como diría Machado en su poema  y todos los caminos nos llevan hacia la realización de nuestros sueños, algunas veces tomamos atajos, nos demoramos en emprender el vuelo pero finalmente la misión que nos convoca a todos los seres como parte de la tierra y del universo es encontrar el camino más elevado  hacia la felicidad conforme al significado subjetivo que le demos a la misma, para las mariposas es volar… para mí también!.  
Si…“Yo Soy un Ser Eterno y en mi interior vive la esencia divina” Entonces…. Que es lo que se transforma?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada